2061-07 Call into darkness

Arundhati continuaba en medio del trance que era su deber, privilegio y labor. En el interior de la bóveda de orichalcum los astros continuaban girando alrededor de su forma astral, el extremo norte del espacio se iluminó y en medio de esa luz la bóveda colapsó, dejando paso a un abismo.

Ella se acercó tímidamente al abismo y al norte iluminando la oscuridad vio una luz más intensa que el sol, su luz daba vida a cientos, no, miles de rocas que flotaban en medio de la nada. Sobre las rocas vio varios seres acostumbrándose a la luz y tratando de alcanzar rocas cercanas, todos ellos tratando de acercarse al borde del abismo en el que ella se encontraba.

Su corazón se encogió, sus instintos le gritaban que volviera a su cuerpo, puesto que en la parte más lejana de ese abismo creaturas que parecían forjadas de oscuridad trataban de saltar a algunas de las rocas, e incluso se mataban mutuamente para forjar grotescos puentes con los cadáveres de los recién fallecidos. Pero ella tenía una labor que le había sido encomendada en el momento que algo así llegase a suceder.

Tomó el corno que su maestra había dejado preparado, concentrando todo su maná Arundathi lo activó, el instrumento emitió un sonido como ninguno otro que ella hubiera escuchado o siquiera imaginado, cual si millones de pájaros se unieran para emitir un rugido… un rugido que fue respondido. En medio de la oscuridad hilos de luz se tejieron, saltando de roca en roca cual enredaderas que crecían en segundos para unir estas rocas, a lo lejos, un dragón occidental color blanco con tintes azules y plateados en sus escamas salió de en medio de la oscuridad y empezó a usar los puentes para acercarse a éste lado del abismo.

Tras de él, algunos seres más pequeños y con auras extrañas aprovechaban la oportunidad, a pesar de que los puentes colapsaban una vez que el dragón pasaba por ellos. Su labor había sido cumplida, sintió como la inconciencia hacía presa de ella, así que usando toda la fuerza que su disciplina le confería, selló la bóveda y regresó a su cuerpo.

Horas más tarde despertó en medio de los acólitos que se encontraban atendiéndola, su maestra se encontraba a pocos metros de ella, su forma serpentina y sinuosa era magnifica, la luz del atardecer acentuaba aún más la belleza de sus alas de color azul plateado… acaso, del mismo tono que el dragón se preguntó ella, pero su maestra irrumpió en su mente para cesar esa línea de pensamiento…
[Dragona]: No es una línea sabia de raciocinio mi hermosa aprendiz, simplemente guárdalo en lo más profundo de tu mente.
[Arundhati]: De acuerdo maestra, espero comprenda mi curiosidad.
[Dragona]: Plenamente mi pequeña, ahora sabes que no me agrada violentar tu mente, por favor revisita tu visión y transmítela.

Arundhati recordó sistemáticamente su visión, a sabiendas de que era la forma más adecuada para que su maestra captase todos los detalles; una vez finalizada la visión, la dragona le interpelo nuevamente…
[Dragona]: Lo hiciste muy bien mi pequeña, la verdad sea dicha lamento mucho lo que me veo obligada a hacer.

Arundhati no alcanzó a concebir una respuesta antes de que la serpiente emplumada la incinerara junto con los demás acólitos, horas más tarde, casi todo lo que había en el templo en el que tantos habían sido sacrificados para dar energía a un ritual que aún no podría realizarse, quedó sepultado para siempre en medio de la selva del Yucatan. Nunca nadie sabría que éste lugar había albergado a un Gestalt de magos de sangre durante varias décadas.

La dragona se alejó volando del lugar, llevando consigo un monolito de obsidiana con incrustaciones de orichalcum; un tesoro sin par en cualquiera de las eras, que aún no era comprendido en ésta, pero que debía salvaguardarse. Tres días más tarde en el malecón de la Havana, una mujer de ascendencia maya cuya perfección de facciones hacían que todos a su alrededor se le quedaran observando, tomaba asiento frente a Nadja Daviar…
[Dragona]: Milady, gracias por venir tan rápidamente.
[Daviar]: Solo cumplo con mi deber, señora del viento ¿A qué se debe esta reunión?
[Dragona]: Tal como sus agentes informaron, existen nuevas rutas para cruzar el abismo, uno de mis esbirros logró hacer contacto y marcó el camino para Dollmaker.
[Daviar]: ¿Cómo es eso posible? El nivel de magia necesario implicaría magia de… ¿Acaso?
[Dragona]: No, no soy tan estúpida como para arriesgarme y corromperme, simplemente use agentes de los que ya prescindí, limpiando por supuesto el área para evitar que fuere usada como anclaje.
[Daviar]: ¿Entonces, Dollmaker?
[Dragona]: Ya conoce el camino y seguramente encontrará la forma de romper la barrera, no puedo hacer más por él.
[Daviar]: Entonces debo agradecerle por su compromiso con nuestra causa e informarle que la deuda con mi maestro se considera saldada ¿Puedo colaborarle en algo más?
[Dragona]: Alejando a su corporación y a usted misma lo más posible de mi territorio. Buen día Milady.

La mujer se alejó del malecón, justo antes de que Nadja Daviar y sus seis escoltas se retiraran del lugar. Una vez a salvo en su transporte, la CEO de Draco Foundation pudo conversar con la aliada que le esperaba a bordo…
[Daviar]: Eso fue una jugada excesivamente peligrosa, sigo en completo desacuerdo con permitir bajo cualquier excusa o causa que la magia de sangre sea usada.
[Dupree]: La magia de sangre tiene suficientes aspectos como para que pueda ser generalizada como algo maligno, por supuesto su uso sin conocimiento es excesivamente peligroso, pero una de mis antiguas maestras era más que capaz de usarla en forma segura.
[Daviar]: Eso espero porque de lo contrario acabamos de poner al mundo en un gran peligro.
[Dupree]: Créeme que conozco a la perfección las consecuencias de fraternizar con el enemigo, pero contar con la presencia del hermano mayor de Dunkelzahn vale la pena el riesgo, aún más con lo que se avecina.
[Daviar]: Y el locust ¿Debemos recuperarlo?
[Dupree]: Está más a salvo en manos de ella que en las nuestras.

Nadja Daviar sirvió dos copas de vino y le entregó una a Aina Dupree…
[Daviar]: Por la luz.
[Dupree]: Que guíe nuestro destino.

El jet continuó su camino hacia Washington, dejando atrás el territorio de la Liga Caribeña.

2061-07 Call into darkness

Shadowrun - Anatidae Team overseer