2061-12 Yucatan

Yunuen estaba bastante preocupado, si bien la paga era suficiente para pagar las deudas de sus padres y universidad para sus hermanos, él no deseaba estar junto al Cenote cuando llegase la luna nueva, ese era el momento cuando lo más oscuro de la jungla se acercaba a este lugar.

El maldito gringo llevaba ya seis días desde la Luna llena sumergido en el Cenote, la elfa que operaba la bomba de oxigeno a la que él estaba conectado, parecía no tener ninguna prisa por marcharse y usaba los ratos lejos de la maquinaria para examinar un pergamino lleno de garabatos y un cristal opaco.

Ese pergamino podría venderse muy bien, pero Yunuen ya había visto a la elfa destruir un convoy de soldados Jaguar con un solo spell, era mejor no provocarla… aún más, si esa era la aprendiz, de qué sería capaz el maestro que estaba sumergido.

Lejos de ese lugar, el maestro combatía con criaturas que aún no debían ser tangibles en los metaplanos, aunque herido sabia que debía alcanzar la Citadel y regresar a su cuerpo para alertar al resto del concilio. Su armadura tenía fracturas, el mana empezaba a agotársele y por primera vez en muchos siglos se sentía perdido… pero la luz siempre vuelve a quienes la merecen, se recordó a si mismo.

Una ráfaga de balas empezó a abatir a los sirvientes del enemigo, abriéndole un camino hacia la entrada, tomó la oportunidad y enfocó sus últimas reservar para aumentar su velocidad. Justo antes de cruzar la entrada de la Citadel, giró para darle un vistazo a su benefactor ¿Un Cyberzombie lo había salvado?

El gringo regresó a su cuerpo, varias de las heridas lograron cruzar al plano físico y las aguas del Cenote se tiñeron de rojo, pero su aprendiz lo sacó rápidamente del agua. En la orilla le pidió a ella que le entregará el enlace satelital; mientras ella se lo entregaba, le increpó…
[Aprendiz] Pero, maestro, la comunicación será detectada por el ejercito de Aztlan.
[Maestro] Lo sé, pero incluso nuestras vidas son intrascendentes frente a esta información.

Después de enviar un corto mensaje, el maestro se dirigió a Yunuen…
[Maestro] Te pagaremos el doble, por guiarnos hasta la costa.

En las sedes centrales del DIMR, Saeder-Krupp y Draco Foundation; pantallas que habitualmente permanecían inactivas, se encendieron al unísono para mostrar el mismo mensaje: Emergencia: Hay otro Locust y está activo. Harlequin.

2061-12 Yucatan

Shadowrun - Anatidae Team overseer